Ir al contenido principal

Y brillara tu luz Direccion espiritual para Jovenes

Bookmark and Share   Presentación


He querido escribir estas páginas para ofrecerlas como instrumento de trabajo a los jóvenes que quieran verificar su camino de fe con la ayuda de un guía espiritual. Acostumbrado a encontrar, en el transcurso de mi cotidiano ministerio pastoral, a jóvenes que me piden les ayude a descubrir caminos a través de los cuales poder expresar los frutos de su opción bautismal, constato frecuentemente la necesidad que tienen de algunos “puntos firmes” que sean como etapas obligadas en su evolución hacia la fe adulta.

Por eso, presento algunos temas que todo joven podrá asimilar poco a poco a su reflexión personal en vista de un discernimiento escueto y sincero. No se trata, por lo tanto, de leer estas páginas una tras otra. Cada argumento requiere reflexión personal, un tiempo suficiente largo de escucha y posteriormente un confrontarse critico en dialogo con su guía espiritual.

La intensión con la que a sido preparado este subsidio es muy precisa: favorecer la toma de conciencia de ciertos temas para que, antes o después, comenzando por una parte o por otra, todos los temas sean discutidos en encuentros periódicos con la ayuda del guía espiritual. Se podrá tener así la oportunidad de releer la propia experiencia espiritual, tomando conciencia de lo que Dios realiza en cada uno y del consiguiente compromiso de responder positivamente a lo dones recibidos, y al mismo tiempo dándose cuenta de lo que obstaculiza el avance hacia la madurez cristiana.

Hoy se habla de revolucionar la “dirección espiritual” como acompañamiento de los bautizados en la vida del espíritu según la propia vocación. Sin embargo, como itinerario, a demás de una periodicidad constante, la dirección espiritual necesita de unos rieles sobre los cuales “desenvolverse” para no correr el riesgo de fragmentarse o de verificar solo los argumentos o los problemas dictados por la urgencia del momento.

Indicar una serie de temas ineludible que ayudan a cada discípulo de Cristo a confrontarse con las exigencias de la nueva vida en el espíritu, me parece un servicio que sobre todo hoy, los jóvenes, y con razón, exigen de sus educadores.

Exactamente esta experiencia, madurada a lo largo de mi ministerio de escucha, he querido tener presente en estas paginas, espero que pueda servir a los jóvenes, al menos como introducción a su dialogo espiritual, con vista a una respuesta de fe mas madura y consciente.
Autor: Oscar cantoni
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Moniciones para las Misas Dominicales del Ciclo A

Moniciones para las Misas Dominicales 2011 del Ciclo A



ORACIÓN DE SANTO TOMÁS DE AQUINO


Aquí me llego, todopoderoso y eterno Dios, al sacramento de vuestro unigénito Hijo mi Señor Jesucristo, como enfermo al médico de la vida, como manchado a la fuente de misericordias, como ciego a la luz de la claridad eterna, como pobre y desvalido al Señor de los cielos y tierra.



Ruego, pues, a vuestra infinita bondad y misericordia, tengáis por bien sanar mi enfermedad, limpiar mi suciedad, alumbrar mi ceguedad, enriquecer mi pobreza y vestir mi desnudez, para que así pueda yo recibir el Pan de los Angeles, al Rey de los Reyes, al Señor de los señores, con tanta reverencia y humildad, con tanta contrición y devoción, con tal fe y tal pureza, y con tal propósito e intención, cual conviene para la salud de mi alma.



Dame, Señor, que reciba yo, no sólo el sacramento del Sacratísimo Cuerpo y Sangre, sino también la virtud y gracia del sacramento !Oh benignísimo Dios!, concededme que albergue yo en m…

Moniciones para las Misas Dominicales del Ciclo B

Moniciones para las Misas Dominicales 2012 del Ciclo B



ORACIÓN DE SANTO TOMÁS DE AQUINO


Aquí me llego, todopoderoso y eterno Dios, al sacramento de vuestro unigénito Hijo mi Señor Jesucristo, como enfermo al médico de la vida, como manchado a la fuente de misericordias, como ciego a la luz de la claridad eterna, como pobre y desvalido al Señor de los cielos y tierra.



Ruego, pues, a vuestra infinita bondad y misericordia, tengáis por bien sanar mi enfermedad, limpiar mi suciedad, alumbrar mi ceguedad, enriquecer mi pobreza y vestir mi desnudez, para que así pueda yo recibir el Pan de los Angeles, al Rey de los Reyes, al Señor de los señores, con tanta reverencia y humildad, con tanta contrición y devoción, con tal fe y tal pureza, y con tal propósito e intención, cual conviene para la salud de mi alma.



Dame, Señor, que reciba yo, no sólo el sacramento del Sacratísimo Cuerpo y Sangre, sino también la virtud y gracia del sacramento !Oh benignísimo Dios!, concededme que albergue yo en m…

EL ESCAPULARIO DE LA VIRGEN DEL CARMEN

Quienes reciben la imposición de este Escapulario y lo visten habitualmente, necesitan saber las razones que la iglesia ha tenido para autorizarlo y recomendarlo, bendiciendo e indulgenciando a sus devotos.

De este modo lograrán que les sirva de medio en su perfeccionamiento en la fe de Cristo y alcanzarán con más facilidad la saludable ayuda de la Virgen Santísima, Madre espiritual y medianera de todas las gracias, a la que pretenden honrar. Ella, a los que vivan esta común consagración carmelitana, significada en el Escapulario, los conducirá a una más plena participación de los frutos del Misterio Pascual.

El Escapulario es un símbolo de la protección de la Madre de Dios a sus devotos y un signo de su consagración a María. Nos lo dio La Santísima Virgen. Se lo entregó al General de la Orden del Carmen; San Simón Stock, según la tradición, el 16 de julio de 1251, con estas palabras: «Toma este hábito, el que muera con él no padecerá el fuego eterno».

Alude a este hecho el Papa Pío XII …