viernes, 28 de septiembre de 2012

Proelium Magnum in Caelo (¿Gran batalla en el cielo?)



Redacción (Jueves, 27-09-2012, Gaudium Press) Al hacer de la nada el universo, quiso el Divino Artífice hacer de éste un reflejo suyo, espejándose en el hombre, rey de la creación y microcosmos, creándolo "a su imagen y semejanza" (Gn l, 26).
En el ápice de esta obra, superando en perfección a todas las criaturas visibles, se encuentran los Ángeles, seres dotados de inteligencia y puros espíritus, con personalidad propia y exclusiva, distribuidos por Dios en nueve coros: Serafines, Querubines, Tronos, Virtudes, Dominaciones, Potestades, Principados, Arcángeles y Ángeles. Forman estos la milicia de la Jerusalén celeste, con la misión de adorar continuamente a la Santísima Trinidad, ejecutar los designios de Dios y guardar el género humano, así como gobernar toda la creación material. 1
¡Inmensa e inimaginable es esta corte celeste! "¿Por ventura pueden ser contadas sus legiones?" - indaga el libro de Job (25, 3). Y el profeta Daniel, maravillado exclama: "¡Millares y millares lo servían, decenas de millares lo asistían!" (Dn 7, 10).

A tanta diversidad y belleza quiso Dios colocar un punto monárquico, un ser que representase de modo inigualable la luz eterna. Obra prima, esplendor de los esplendores, brillaba en lo más alto del universo angélico, todos se extasiaban delante de él: el primero de los Serafines y su nombre era Lucifer, "Aquel que portaba la luz". A él se aplicaban las palabras de Ezequiel: "¡Tú eres el sello de la semejanza de Dios, lleno de sabiduría y perfecto en la belleza; tú vivías en las delicias del paraíso de Dios y todo fue empleado en realzar tu hermosura!" (Ez 28, 12-13).

martes, 25 de septiembre de 2012

Reunión Blogueros con el papa Honduras

HONDURAS:

Si eres bloguero católico, o tienes una cuenta en Facebook, Twitter, Youtube u otro espacio en Internet a través del cual deseas evangelizar, fortalecer nuestra fe, o dar a conocer las actividades de tu parroquia/comunidad, te invitamos a formar parte de "Blogueros con el Papa - Honduras"

Te esperamos en nuestra próxima reunión! 
El Año de la Fe está a las puertas! Tú eres Iglesia, y Cristo cuenta contigo!

viernes, 21 de septiembre de 2012

"Iniciativa Preciosa!"


"Iniciativa Preciosa!"

Nuestra primera reunión de "Blogueros con el Papa - Honduras" ya tuvo lugar! Hace dos noches, realizamos un pequeño encuentro en la Iglesia Cristo Rey, presidido por el padre Rafael Alvarado, quien está muy interesado en conformar una Asociación que no sólo sea conformada por blogueros, sino por todos aquellos interesados en hacer uso de las nuevas Tecnologías de Información y Comunicación (TICs), así como las redes sociales, para apoyar las tareas de la Nueva Evangelización.

 A las puertas del inicio del Año de la Fe, que nuestra Iglesia Católica celebrará a partir del próximo 11 de Octubre, lo que más necesitamos son laicos comprometidos para llevar la Palabra a todos los rincones del mundo! Nuestro Cardenal Oscar Andrés Rodríguez ha expresado en un programa de Radio Católica transmitido el día de ayer, que considera este esfuerzo como una "Iniciativa Preciosa", agregando a la vez, que todo aquel que puede hacer un blog católico y no lo hace, comete pecado de omisión, debido a que todos sin excepción, estamos llamados a evangelizar.

jueves, 20 de septiembre de 2012

CARTA APOSTÓLICA EN FORMA DE «MOTU PROPRIO» UBICUMQUE ET SEMPER DEL SUMO PONTÍFICE BENEDICTO XVI



CARTA APOSTÓLICA EN FORMA DE «MOTU PROPRIO» UBICUMQUE ET SEMPER DEL SUMO PONTÍFICE BENEDICTO XVI

CON LA CUAL SE INSTITUYE EL CONSEJO PONTIFICIO PARA LA PROMOCIÓN DE LA NUEVA EVANGELIZACIÓN

02252_16102011

CARTA APOSTÓLICA EN FORMA DE «MOTU PROPRIO»

UBICUMQUE ET SEMPER

DEL SUMO PONTÍFICE BENEDICTO XVI
CON LA CUAL SE INSTITUYE EL CONSEJO PONTIFICIO
PARA LA PROMOCIÓN DE LA NUEVA EVANGELIZACIÓN


La Iglesia tiene el deber de anunciar siempre y en todas partes el Evangelio de Jesucristo. Él, el primer y supremo evangelizador, en el día de su ascensión al Padre, ordenó a los Apóstoles: «Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado» (Mt 28, 19-20). Fiel a este mandamiento, la Iglesia, pueblo adquirido por Dios para que proclame sus obras admirables (cf. 1 P 2, 9), desde el día de Pentecostés, en el que recibió como don el Espíritu Santo (cf. Hch 2, 1-4), nunca se ha cansado de dar a conocer a todo el mundo la belleza del Evangelio, anunciando a Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre, el mismo «ayer, hoy y siempre» (Hb 13, 8), que con su muerte y resurrección realizó la salvación, cumpliendo la antigua promesa. Por tanto, para la Iglesia la misión evangelizadora, continuación de la obra que quiso Jesús nuestro Señor, es necesaria e insustituible, expresión de su misma naturaleza.
Esta misión ha asumido en la historia formas y modalidades siempre nuevas según los lugares, las situaciones y los momentos históricos. En nuestro tiempo, uno de sus rasgos singulares ha sido afrontar el fenómeno del alejamiento de la fe, que se ha ido manifestando progresivamente en sociedades y culturas que desde hace siglos estaban impregnadas del Evangelio. Las transformaciones sociales a las que hemos asistido en las últimas décadas tienen causas complejas, que hunden sus raíces en tiempos lejanos, y han modificado profundamente la percepción de nuestro mundo. Pensemos en los gigantescos avances de la ciencia y de la técnica, en la ampliación de las posibilidades de vida y de los espacios de libertad individual, en los profundos cambios en campo económico, en el proceso de mezcla de etnias y culturas causado por fenómenos migratorios de masas, y en la creciente interdependencia entre los pueblos. Todo esto ha tenido consecuencias también para la dimensión religiosa de la vida del hombre. Y si, por un lado, la humanidad ha conocido beneficios innegables de esas transformaciones y la Iglesia ha recibido ulteriores estímulos para dar razón de su esperanza (cf. 1 P 3, 15), por otro, se ha verificado una pérdida preocupante del sentido de lo sagrado, que incluso ha llegado a poner en tela de juicio los fundamentos que parecían indiscutibles, como la fe en un Dios creador y providente, la revelación de Jesucristo único salvador y la comprensión común de las experiencias fundamentales del hombre como nacer, morir, vivir en una familia, y la referencia a una ley moral natural.

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Maradiaga: “Hemos dejado de hablar el lenguaje del mundo actual. Cada vez menos gente nos entiende”


"La Iglesia, muchas veces, se reduce a un marco decorativo para ceremonias sociales"


Los sacerdotes diocesanos de Barbastro-Monzón celebraron, del 2 al 7 de este mes de septiembre de 2012, los Ejercicios Espirituales en Peralta de la Sal, dirigidos este año por el Cardenal Oscar-Andrés Rodríguez Maradiaga, Arzobispo de Tegucigalpa (Honduras) y Presidente de Cáritas internacional, quien considera, entre otras cuestiones, que "hemos dejado de hablar el lenguaje del mundo actual. Cada vez menos gente nos entiende".
La Delegación diocesana de Medios de comunicación aprovechó la estancia en Peralta de la Sal del Cardenal para realizar este entrevista difundida endiocesisbarbastromonzon.org
El Papa ha convocado un "Año de la FE" que va a comenzar en octubre y pide una nueva evangelización. ¿Cómo hay que llevar el Evangelio a este mundo del siglo XXI?
Creo que la pauta nos la da el Señor Jesús, primer evangelizador a quien contemplamos en misión permanente en la Iglesia. Como hemos dicho en la Conferencia de Aparecida, no habrá nueva evangelización sin nuevos evangelizadores, sin una auténtica "conversión pastoral".
No podemos seguir haciendo "más de lo mismo", sino renovar el corazón misionero y no esperar que las personas vengan a nuestras parroquias, sino salir a buscar las ovejas. Hay nuevos areópagos y patios de los gentiles que esperan la Palabra de Dios. Si estamos llenos del ardor misionero de San Pablo, cuyo corazón palpitaba ¡"Ay de mí si no Evangelizo"!, el año de la Fe será una fuerte motivación para transmitir la "antorcha de la Fe" siempre ardiente y radiante a las nuevas generaciones de este milenio. No se trata simplemente de comunicar ideas sino de favorecer un encuentro personal con Cristo vivo, una auténtica experiencia de Cristo.
- Se ha cumplido un año de la Jornada Mundial de la Juventud celebrada en Madrid. Los jóvenes son hoy, en la pastoral habitual de nuestras parroquias, un colectivo difícil para la fe. ¿Es que juventud y fe no se llevan bien?
No lo creo. La juventud de hoy como ayer vibra ante las causas nobles. Si sabemos comunicar la alegría del Evangelio también ellos responden. El problema está muchas veces en el lenguaje. A veces pienso que en nuestras parroquias necesitaríamos ayuda de "foniatras espirituales". Vivimos en un mundo nuevo, lo que significa un territorio por explorar. Podemos tener miedo al riesgo y a la aventura. Nos parece que en el siglo XXI ya no hay nada que explorar. Pero...la humanidad sigue cambiando, no es estática. La gente cambia. Se siguen formulando nuevas maneras de ser en el mundo.
Se nos presenta una nueva humanidad por interpretar: interpretar a fondo lo que está sucediendo. Debemos esforzarnos para entender a los jóvenes. Y entonces debemos considerar la comunicación de la Buena Nueva. Hemos dejado de hablar el lenguaje del mundo actual. Cada vez menos gente nos entiende. Por eso pocos nos escuchan. Otra vez enfrentamos el problema de la comunicación. El lenguaje supone emisor y receptor. No estamos en la frecuencia y el receptor no nos entiende. ¿Cómo interpretar a la nueva humanidad, a la nueva juventud si no conocemos el lenguaje del mundo de hoy? Vivimos un nuevo contexto cultural y mediático: lo que se mueve es el mundo de las percepciones, no de las realidades. Toda la herramienta mediática actual crea percepciones. Los Medios de Comunicación Social modifican la percepción social. La herramienta más espectacular es internet. En muchos países el adolescente promedio pasa 28 horas o más ante internet a la semana. Si va a la Iglesia, ¿lo máximo sería una hora? Se está produciendo un tipo de joven nuevo. A veces en ambientes hostiles a la Fe y en campañas constantemente sostenidas contra la Iglesia.
Sabemos que educar es enseñar a vivir. Tradicionalmente quien educaba era: la familia, la escuela y la Iglesia. Hoy día ya no lo hacen. Se ha modificado profundamente el panorama. La familia desempeña un papel nutricional. La escuela enseña habilidades para ganar dinero. Y la Iglesia muchas veces se reduce a un marco decorativo para ceremonias sociales.
¿Quién le enseña hoy día a los jóvenes a vivir? Las pantallas mediáticas y se socializan en las discotecas o bares.
Por eso debemos reaprender a Evangelizar en nuevas realidades. Sin temor y dejar desplegarse al Espíritu Santo. La Fe presentada como la vida en plenitud siempre se llevará bien con los jóvenes.
- Usted se ha comprometido mucho en la defensa de los derechos humanos. Nos parece que aún hay más palabras que realidades en esto de los derechos humanos. ¿Qué derechos humanos cree que hoy son más incumplidos?
Los Derechos Humanos son una asignatura pendiente en todo el mundo. A veces se reducen al ámbito político. La Doctrina Social de la Iglesia tiene este tema como algo central en el mensaje social del cristianismo. Se ha conmemorado ya el Sexagésimo Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. En muchos aspectos y en muchos lugares son aún una asignatura pendiente.
Necesitamos reconstruir la democracia desde una lógica nueva: la lógica del Bien Común, que es uno de los aportes del Evangelio en el mundo de la política. Y la construcción del Bien Común no debe caer en la trampa de configurar nuevos estados imperiales.
No podemos ignorar que ni la política ni los políticos gozan de buen nombre ni de buena reputación. Todos, desde cualquier profesión o desde ninguna, se sienten autorizados y justificados para hablar mal de la política o de los políticos dejando caer sobre ella y sobre ellos los peores calificativos.
Una solidaridad adecuada a la globalización exige la defensa de los derechos humanos. A este respecto, el Magisterio de la Iglesia señala que la presencia de una autoridad pública internacional al servicio de los derechos humanos, de la libertad y de la paz, no sólo no se ha logrado aún completamente, sino que se debe constatar, por desgracia, la frecuente indecisión de la comunidad internacional sobre el deber de respetar y aplicar los derechos humanos. Este deber atañe a todos los derechos fundamentales y no permite decisiones arbitrarias que acabarían en formas de discriminación e injusticia. Al mismo tiempo, somos testigos del incremento de una preocupante divergencia entre una serie de nuevos "derechos" promovidos en las sociedades tecnológicamente avanzadas y derechos humanos elementales que todavía no son respetados en situaciones de subdesarrollo: pienso, por ejemplo, en el derecho a la alimentación, al agua potable, a la vivienda, a la autodeterminación y a la independencia.
- El año 2007 el Papa Benedicto XVI le nombró Presidente de Cáritas internacional. ¿Cuál es su misión en este servicio eclesial?
Cáritas Internacional es una Confederación de 164 países en los cuales somos el brazo de la Caridad de la Madre Iglesia. Mi papel es de animación y coordinación junto a un equipo de laicos y sacerdotes de diversas nacionalidades que residen en Roma bajo la guía del Secretario General. Yo me considero como el director de una orquesta sinfónica que interpreta la bella música del amor de Cristo especialmente cercana a los que más sufren.
Se está creando un mundo donde la codicia deja a las mayorías al margen de la historia, en la cuneta de la historia, con unas sociedades que viven un proceso tecnológico con posibilidades nunca vistas, pero que fabrican y reproducen exclusión.
Necesitamos volver a creer en el ser humano como tal, y en su capacidad de actuar con los valores más nobles que lleva dentro de sí en forma altruista, generosa y solidaria.
Necesitamos afrontar este Nuevo Orden Mundial que, quizás nunca como ahora, es un Nuevo Desorden Mundial, en primer lugar con el Derecho Internacional, este derecho de los pueblos que ha ido surgiendo a lo largo de la historia de la humanidad como una de las conquistas más preciadas. Caritas es la conciencia para que la comunión cristiana de bienes sea una realidad y no una utopía. Como lo hemos dicho en el lema de este cuatrienio: "Una sola familia humana, cero pobreza".

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...