martes, 30 de abril de 2013

cómo iniciar a los niños en la oración.


cómo iniciar a los niños en la oración. Al poco tiempo de estar en contacto con los más pequeños, me di cuenta de que la cuestión no era tan difícil como aparentaba. 
Poco a poco, fui cayendo en la cuenta de que los niños tienen un gran potencial para vivir auténticas experiencias de oración, muchas de ellas más espontáneas y sentidas que las de los adultos. Los niños llevan en sí mismos una gran capacidad de contemplación y de admiración por lo absoluto; de oración y de comunicación con Dios. Lo que más me ayudó fue rezar y aprender a rezar junto a los chicos. Ellos se convirtieron en auténticos “maestros de oración”; quizás, por aquello de que: ...si no os hacéis como niños, no entrareis en el Reino de los Cielos... (Mt 19,13-15)
La oración es, quizás, la máxima expresión del amor entre la creatura y su Creador.El Bautismo establece una relación de amor entre Dios y el niño, creando en él el poder y la necesidad de responder a ese amor. Favorecer el crecimiento espiritual del niño significa, pues ayudarlo a entrar libremente en la reciprocidad de esta relación de amor. 
El niño debe hacer de la oración con su Padre Dios un estilo de vida. Cualquier momento, cualquier acto, cualquier ocasión; todo, puede ser motivo de alabanza, de acción de gracias, de petición, de oración. Desde pequeño, el niño debe internalizar la presencia de Dios como algo definitivo en su vida. La oración es uno de los mejores momentos que el ser humano posee para vivir espontáneamente su relación con Dios.

La conexión entre Job 38 y Génesis 1


Cuando leemos el comienzo de Job, nos resulta difícil comprender por qué Dios le da permiso a Satanás para probar la fe de Job. Si bien Job había sido puesto a prueba física y mentalmente con la pérdida de su familia y sus bienes, lo único que hizo, al igual que Jeremías, fue maldecir el día en que nació.


Job 38 es el capítulo considerado frecuentemente como en el que Dios responde las preguntas de Job, las cuales pueden rápidamente resumirse en una sola: "¿Hay alguna justicia en este mundo?".


Para poderle explicar a Job que él no era muy inteligente, Dios nos lleva a la historia de la creación. Dios también le hace a Job algunas preguntas retóricas. Por esta razón, Job no le responde a Dios ya que la respuesta está revelada en la pregunta. Veamos los versículos:




«"¿Dónde estabas tú cuando Yo echaba los cimientos de la tierra? Dímelo, si tienes inteligencia. ¿Quién puso sus medidas? Ya que sabes. ¿O quién extendió sobre ella cordel?"» (Job 38:4-6)


"אֵיפֹה הָיִיתָ בְּיָסְדִי-אָרֶץ; הַגֵּדאִם-יָדַעְתָּ בִינָה. מִי-שָׂם מְמַדֶּיהָ כִּיתֵדָע; אוֹ מִי-נָטָה עָלֶיהָ קָּו. עַל-מָהאֲדָנֶיהָ הָטְבָּעוּ; אוֹ מִי-יָרָה אֶבֶןפִּנָּתָהּ."

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...