viernes, 25 de junio de 2010

III Congreso Latinoamericano de Jóvenes

Bookmark and Share  III Congreso Latinoamericano de Jóvenes


05 al 12 de Septiembre 2010

TEMA

Jóvenes de América Latina



Discípulos Misioneros de Jesucristo hoy
Para la vida de nuestros pueblos

LEMA
Caminemos con Jesús para dar vida a nuestros pueblos


Tomando en cuenta las orientaciones de “Civilización del Amor. Tarea y Esperanza” y las reflexiones que han surgido en los últimos Encuentros Latinoamericanos y Regionales de Pastoral Juvenil, así como el II Congreso Latinoamericano (Punta de Tralca, 1998), a la luz del Documento de Aparecida y ante los desafíos presentes en las diversas realidades del Continente, la Pastoral Juvenil Latinoamericana se propone para el III Congreso Latinoamericano de Jóvenes:


OBJETIVO GENERAL

ACTUALIZAR LAS ORIENTACIONES DE LA PASTORAL JUVENIL LATINOAMERICANA QUE FAVOREZCAN EL ENCUENTRO DE LOS Y LAS JÓVENES CON JESUCRISTO Y LA CONSTRUCCIÓN DE SU PROYECTO DE VIDA, ASUMIENDO EL DISCIPULADO MISIONERO, PARA LA TRANSFORMACIÓN

DE NUESTROS PUEBLOS.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

1. Propiciar, durante el III Congreso, el encuentro con Jesucristo vivo, desde la experiencia del discipulado misionero y la espiritualidad de comunión.


2. Fortalecer los vínculos de comunión entre los participantes del III Congreso, creando espacios de fraternidad e intercambio de experiencias.

3. Valorar, celebrar, testimoniar y dar continuidad al camino que hemos recorrido como PJ Latinoamericana.

4. Comprender, desde el aporte de las ciencias humanas y sociales, con la mirada del Buen Pastor, las diferentes situaciones y expresiones juveniles.


5. Profundizar en la vocación de discípulos misioneros de Jesucristo, como elemento esencial en el proyecto de vida de los y las jóvenes, para que se comprometan como protagonistas en la renovación de la iglesia y la sociedad.


Determinar orientaciones que favorezcan la implementación de procesos de discipulado misionero.

Impulsar, desde el III Congreso, una vigorosa acción evangelizadora de los jóvenes de América Latina como generadores de vida nueva en nuestros pueblos.

Animar una profunda conversión pastoral y eclesial mediante la actualización de las orientaciones de “Civilización del Amor. Tarea y esperanza”.

jueves, 17 de junio de 2010

Dios fuera del Mundial

Bookmark and Share


¿Cuáles son las verdaderas motivaciones para convertir los estadios en el nuevo escenario de exclusión religiosa?

Autor: Gustavo Godínez Vargas
Fuente: www.elecocatolico.org


Esta vez nada. No podrán santiguarse, ni elevar las manos al cielo. Tampoco podrán mostrar la camiseta que llevan bajo el uniforme. Ni católicos, ni musulmanes, ni hindúes... nada. La FIFA, todopoderosa, ha expulsado a Dios del Mundial.

Joseph Blatter, heredero de la multinacional que mueve más millones en el orbe, el jefe de la organización con más estados nacionales miembros, acaba de decretar “que cualquier manifestación religiosa debe quedar fuera del fútbol”.

La idea detrás de este “mundial laico” es simplemente “no incitar a la violencia”, tal como lo dio a conocer Andreas Herren, portavoz de la FIFA, pero ¿ha habido alguna vez un enfrentamiento en un estadio por un símbolo religioso?, ¿Cuáles son las verdaderas motivaciones para convertir los estadios en el nuevo escenario de exclusión religiosa?

La prohibición
En un contexto estrictamente deportivo, esta norma parece integrarse al paquete de la amonestación por “festejo desmedido”, que recibe quien celebra un gol quitándose la camisa, o subiéndose a las mallas. Pero como dice Javier Aguirre, del periódico argentino Página 12, “para organizadores de eventos costosísimos como un Mundial, la fe resulta una expresión aun más inquietante que la felicidad”.

Según cuentan diversos medios, la afrenta última que sufrió este organismo en este ámbito fue a manos de Brasil durante la última Copa Confederaciones. Los verde amarillos vencieron tres goles por dos a un inspirado Estados Unidos, luego de estar abajo todo el partido. Pero una vez que este finalizó, jugadores y miembros del cuerpo técnico formaron un círculo al centro de la cancha. Abrazados recitaron una oración de acción de gracias, gesto que provocó un disgusto enorme a Jim Stjerne Hansen, presidente de la Federación Danesa de Fútbol.

El funcionario consideró “inaceptable” el asunto y escribió una carta: “la expresión de fervor religioso de los brasileños duró demasiado tiempo... y provoca una confusión entre religión y deporte”.

Un acto parecido ocurrió en Yokohama, cuando Brasil conquistó su quinto título mundial en Corea-Japón 2002, y varios jugadores dieron mensajes religiosos con frases pintadas bajo su uniforme.

La FIFA tiene reglas muy particulares que gobiernan casi todas las cosas relativas al fútbol. Hasta hace poco, no prohibía los gestos de religiosidad, pero tiene sanciones para textos inscritos bajo la camiseta del uniforme sean políticas, personales o religiosas. Probablemente las camisetas con mensajes cristianos como “Amo a Dios” o “Pertenezco a Jesús” que mostraron los flamantes campeones al finalizar el cotejo, no ayudaron mucho en este tema.

Con la carta en la mano y en los medios muchos millones en juego, Blatter rápidamente acuerpó las declaraciones de Stjerne y envió una señal inequívoca al equipo brasileño con su severa advertencia. No en vano el escritor George Orwell alguna vez dijo que el fútbol era una guerra sin disparos; y aquí los disparos parece que van dirigidos al cielo.

Contradicciones
Tras la medida, numerosas voces se han levantado para gritar verdades un tanto incómodas para el ente futbolístico mundial. Sectores cristianos no católicos del Brasil han lanzado su pregunta de oro “¿Por qué hacer que se sancione mostrar la fe y, sin embargo, no se prohíba la publicidad de empresas que emplean mano de obra esclava?”.

Además, ¿cómo la FIFA permite que empresas que venden productos no exactamente “sanos y nutritivos” patrocinen el mayor espectáculo deportivo mundial?

Además, sería irresponsable decir que algo que siempre ha estado allí -las manifestaciones religiosas- sean las culpables de la violencia en este deporte.

“En nuestro tiempo, el fanatismo del fútbol ha invadido el lugar que estaba antes reservado solamente al fervor religioso, el ardor patriótico y a la pasión política” reza unas líneas de Eduardo Galeano de su famoso libro “Fútbol: a sol y sombra”.

Y este fervor se atiza con las banderas y las camisetas de los hinchas del otro equipo. Lo más sensato sería prohibir las insignias de pertenencia... al fin y al cabo son las que más provocan la ira de cierta gente.
Un mensaje publicado por medios de comunicación cristianos nombra estudios que “sugieren que la violencia en el fútbol es una reminiscencia del espíritu animal del hombre que aprovecha a exteriorizar sus inhibiciones, frustraciones y odios ocultos”.

En este sentido, se afirma, “la camiseta del equipo favorito le da la motivación para defender una identidad grupal y una sensación de poder que estando solo como individuo no tendría. El anonimato entre la multitud le da al hombre la libertad de expresar todos sus bajos instintos”.

El estadio como “templo”
En su descripción del “Hincha” y del “Fanático”, Galeano, da unas pistas muy interesantes, según las cuales, “ una vez por semana, el hincha huye de su casa y acude al estadio... al templo. En este espacio sagrado, la única religión que no tiene ateos exhibe a sus divinidades... y el hincha es muchos. Con miles de devotos comparte la certeza de que somos los mejores, todos los árbitros están vendidos y todos los rivales son tramposos... la sola existencia del hincha del otro club constituye una provocación inadmisible”.

Pero como la “moral” que mueve a este negocio es una sola -y como casi todas las demás, se llama dinero- y ésta autoriza el uso de cualquier cosa que compre la eficacia... no habrá nada que hacer. Al fin y al cabo todo el espectáculo se reduce a un producto.

“Los jugadores de fútbol más famosos son productos que venden productos. En tiempo de Pelé, el jugador jugaba, y eso era todo... o casi todo. En tiempos de Maradona, ya en pleno auge de la televisión y de la publicidad masiva, las cosas había cambiado. Maradona cobró mucho, y mucho pagó: cobró con las piernas, pagó con el alma”, concluye Galeano.

Carlos Sandoval, autor y estudioso de la sociología moderna no tiene reparo en señalar que “la religión sería un modo de colocar límites para que el éxito no desborde a los jugadores, la mayoría de ellos con 20 años o poco más”. Esto por cuanto, afirma, la mayoría de los jugadores de fútbol, provienen de estratos bajos de la sociedad, y el salto en su poder adquisitivo y el manejo de una “imagen” muchas veces los desubica de su propia realidad.

Tal vez si se forman hombres íntegros desde las bases, y estos funcionen como reflejo de una hinchada y un club con verdaderos valores, puedan hacer que “el ritual de afirmación de la nacionalidad” realmente los una, más que dividirlos, pues esta práctica de buenas costumbres y mejores ejemplos interpelará a la audiencia y servirá como referente para ellos.

Atletas de Cristo

La fe y el deporte exigen sacrificios, sacrificios que por nosotros mismos es realmente difícil de llevar. “Para eso necesitamos de la existencia de Dios, por medio de su Espíritu Santo... que sean la oración, los sacramentos y hasta la misma comunidad esas herramientas que nos han de fortalecer en los momentos más difíciles. Como cristianos estamos llamados a convertirnos en atletas de Cristo siendo fieles y valientes testigos de su Buena Nueva”, afirma el periodista y catequista Daniel Cáliz.

Y es que “el modelo para el 40% de los jóvenes es el futbolista, así como para las chicas es la animadora de televisión. Hacen falta modelos creíbles que ayuden a construir personalidades globales. La visión religiosa da un sentido pleno a la vida”, subrayó en su momento el cardenal Tarcisio Bertone.

Sobre esa misma línea, el Padre Kevin Lixey, experto en deporte y religión, comentó a la agencia de noticias católicas Zenit, que “el fútbol es uno de los fenómenos que más pasiones despierta en el mundo, pero al mismo tiempo ayuda “a establecer relaciones fraternas entre los hombres de todas las clases, naciones y razas”, como dice el número 61 de la “Gaudium et Spes”.

Y recordó que en ocasión de la bendición del Estadio Olímpico de Roma, antes del Mundial de 1990, el Papa Juan Pablo II decía a los futbolistas: “Os están mirando los deportistas de todo el mundo. ¡Sed conscientes de vuestra responsabilidad! No sólo el campeón en el estadio; también el hombre con toda su persona ha de convertirse en un modelo para millones de jóvenes que tienen necesidad de líderes y no de ídolos. Tienen necesidad de hombres que sepan comunicarles el gusto de lo arduo, el sentido de la disciplina, el valor de la honradez y la alegría del altruismo. Vuestro testimonio, coherente y generoso, puede impulsarles a afrontar los problemas de la vida con igual empeño y entusiasmo”.

Estas frases del Papa encierran un programa de vida para el futbolista y responden seguramente a uno de los grandes valores que representa el deporte en el mundo de hoy: ser un punto de referencia para la educación de las futuras generaciones.

Para finalizar, el teólogo Tomás Bolaño, nos recuerda algo que tal vez hemos olvidado “El Dios creador del Antiguo Testamento ha jugado desde la eternidad y hasta nuestros tiempos; sus actos lúdicos se expresan en el gozo de la creación y en la bendición de la criatura que tiene como compañera de juego. Su acto creador es el juego más grande que Dios ha tenido con el mundo; ... “yo estaba junto a Él como aprendiz, yo era su alegría cotidiana, jugando todo el tiempo en su presencia, jugando con al esfera de la tierra y compartiendo mi alegría con los humanos” (Pro. 8, 30-31)”.

viernes, 11 de junio de 2010

Papa ruega que se perdonen abusos y promete tomar medidas

Bookmark and Share  CIUDAD DEL VATICANO (AP) - El papa Benedicto XVI rogó el viernes a las víctimas de abusos que perdonen los pecados de los sacerdotes, al tiempo que prometió "hacer todo lo posible" para garantizar que los clérigos no violen ni acosen sexualmente a niños nunca más.


Benedicto reiteró esta promesa durante una misa masiva en la Plaza de San Pedro celebrada ante 15.000 sacerdotes para marcar el fin del Año del Sacerdote declarado por la Santa Sede.

Esta celebración del sacerdocio se ha visto ensombrecida por revelaciones de cientos de nuevos casos de abuso por parte de clérigos, así como acusaciones de encubrimiento y falta de acción por parte de la Santa Sede para expulsar a los pederastas.

Durante su homilía, el pontífice lamentó que en un año que debió ser de júbilo para el sacerdocio los "pecados de los sacerdotes hayan salido a la luz; particularmente el abuso de los pequeños".

"Nosotros también rogamos el perdón de Dios insistentemente y de las personas afectadas, al tiempo que prometemos que haremos todo lo posible para garantizar que ese tipo de abuso no ocurra de nuevo", dijo el pontífice.

Benedicto XVI afirmó que al recibir a hombres en el sacerdocio y formarlos como clérigos, "haremos todo lo posible por evaluar la autenticidad de su vocación, y también todo el esfuerzo por acompañar a los sacerdotes en su camino para que el Señor pueda protegerlos y vigilarlos en situaciones difíciles y ante peligros".

Las declaraciones de Benedicto XVI fueron similares a las que hizo en abril durante un encuentro privado con víctimas de abuso en Malta, según reportó el Vaticano. En esa reunión, se le llenaron los ojos de lágrimas cuando escuchó las historias de hombres que sufrieron abusos por parte de sacerdotes cuando eran niños.

También se asemejaron a sus declaraciones del mes pasado camino a Portugal en las que reconoció que el escándalo se debía a los pecados "dentro de la iglesia", no a factores externos.

Sin embargo, sus declaraciones del viernes fueron un reconocimiento público de las faltas de sacerdotes, un pedido de perdón a de las víctimas y Dios, además de una promesa de acción. Las palabras fueron expresadas en un encuentro muy simbólico ante sacerdotes de todo el mundo quienes vinieron a Roma para demostrar su apoyo a Benedicto XVI y al propio sacerdocio, en medio del escándalo por los abusos.

Pero no es seguro que los comentarios del Papa sean suficientes para satisfacer las demandas de grupos de víctimas que exigen un mea culpa personal por parte del pontífice, seguido de un plan concreto de acción para proteger a los niños.

El legado de Benedicto XVI se ha visto afectado por el escándalo desde que era arzobispo de Munich en la década de 1980. cuando aprobó una terapia para un presunto pederasta al que le permitieron retomar sus actividades pastorales mientras era tratado. El padre Peter Hullermann fue suspendido finalmente por abusar de un menor de edad. También el papel de Benedicto XVI al frente de la oficina del Vaticano encargada de lidiar con incidentes de abuso sexual está bajo observación.

El papa dijo que el escándalo había dejado en claro la necesidad de una purificación de la iglesia, un deber que la misma institución y sus sacerdotes tendrán que realizar.

"Si el Año de los Sacerdotes hubiera sido una glorificación de nuestras acciones individuales como humanos se habría arruinado por estos acontecimientos", dijo el Papa. "Pero para nosotros lo que pasó fue precisamente lo opuesto: nuestra gratitud crece por este regalo de Dios".

Palabras del Papa al concluir la gran Concelebración Eucaristíca

ZENIT - Palabras del Papa al concluir la gran Concelebración Eucaristíca

Bookmark and ShareHoy a los sacerdotes de todo el mundo

CIUDAD DEL VATICANO, viernes 11 de junio de 2010 (ZENIT.org).- Ofrecemos a continuación los saludos en distintos idiomas que el Papa dirigió a los sacerdotes presentes, al concluir la Santa Misa concelebrada hoy en la Plaza de San Pedro como conclusión del Año Santo Sacerdotal.



* * * * *



Al término de esta extraordinaria concelebración, deseo expresar mi viva gratitud a la Congregación para el Clero, por la obra llevada a cabo durante el Año Sacerdotal y por haber organizado estas jornadas conclusivas. Un pensamiento de especial reconocimiento va a los señores cardenales y a los obispos que han querido estar presentes, en particular a cuantos han venido desde lejos.

Queridos sacerdotes francófonos, vosotros tenéis una proximidad particular con san Juan María Vianney. Espero que se convierta en una verdadera complicidad espiritual. ¡Que su ejemplo firme os inspire para que el don que habéis hecho de vosotros mismos al Señor lleve fruto bueno! Os renuevo mi confianza y os animo a progresar en los caminos de la santidad. ¡Que el Señor os guarde a todos en su amantísimo corazón!

¡Saludo ahora a todos los sacerdotes de habla inglesa presentes en la celebración de hoy! Mis queridos hermanos, mientras os agradezco por vuestro amor por Cristo y por su esposa la Iglesia, os pido de nuevo solemnemente ser fiel a vuestras promesas. Servid a Dios y a vuestro pueblo con santidad y valentía, ajustando siempre vuestra vida al misterio de la cruz del Señor. ¡Que Dios bendiga abundantemente vuestra labor apostólica!

Saludo con todo mi corazón a los obispos, sacerdotes y religiosos, así como todos los peregrinos procedentes de las diócesis de habla alemana que celebran el final del año sacerdotal en Roma, para mostrar su unidad con el Sucesor de Pedro. Queridos hermanos, donde no hay unidad, no hay progreso. Si nos mantenemos unidos unos a otros cuando estamos en Cristo, la vid verdadera, entonces podemos permanecer fuertes y ser testigos vivientes del amor y de la verdad, de modo que los vientos del momento nos doblen o rompan. Cristo es la raíz que nos sostiene y nos da vida. Demos gracias al Señor por el don del sacerdocio, por tener cada día una oportunidad para ser sus sucesores como buen pastor. ¡Que el Espíritu Santo os fortalezca en vuestro trabajo!

Saludo cordialmente a los presbíteros de lengua española, y pido a Dios que esta celebración se convierta en un vigoroso impulso para seguir viviendo con gozo, humildad y esperanza su sacerdocio, siendo mensajeros audaces del Evangelio, ministros fieles de los Sacramentos y testigos elocuentes de la caridad. Con los sentimientos de Cristo, Buen Pastor, os invito a continuar aspirando cada día a la santidad, sabiendo que no hay mayor felicidad en este mundo que gastar la vida por la gloria de Dios y el bien de las almas.

Queridos sacerdotes de los países de lengua oficial portuguesa, doy gracias a Dios por lo que sois y por lo que hacéis, recordando a todos que nada sustituirá jamás el ministerio de los sacerdotes en la vida de la Iglesia. A ejemplo y bajo el patrocinio del Santo Cura de Ars, perseverad en la amistad con Dios y dejad que vuestras manos y vuestros labios sigan siendo las manos y los labios de Cristo, único Redentor de la humanidad. ¡Muchas gracias!

“Sí, dicha y gracia me acompañarán todos los días de mi vida” (Salmo 23(22), 6). Con estas palabras del salmo saludo a los sacerdotes polacos. Queridos Hermanos, Cristo os ha elegido, os ha llamado, os ha colmado de bondad y de fidelidad. Acoged este don con corazón sincero cada día y llevadlo con amor a aquellos a quienes habéis sido enviados. Sed santos y llevad a los demás a la santidad de Cristo. ¡Que Dios os bendiga!]

Dirijo finalmente mi cordial saludo a los sacerdotes de Roma y de Italia; como también a los prelados, a los sacerdotes y a los seminaristas de todos los ritos de las Iglesias Orientales católicas. Sé, finalmente, que en todas las partes del mundo se han mantenido muchísimos encuentros celebrativos y espirituales con participación grande y fructífera. Por ello, deseo agradecer a los obispos, sacerdotes y organizadores y auguro a todos que prosigáis con renovado empuje el camino de santificación en este sagrado misterio que el Señor os ha confiado. ¡Os bendigo de corazón!

[Traducción del original en varios idiomas por Inma Álvarez]

viernes, 4 de junio de 2010

En Corpus Christi adoramos un milagro, recuerda Arzobispo de Granada

En Corpus Christi adoramos un milagro, recuerda Arzobispo de Granada

Bookmark and ShareGRANADA, 04 Jun. 10 / 05:19 am (ACI)

Con ocasión de la Solemnidad del Corpus Christi, el Arzobispo de Granada (España), Mons. Francisco Javier Martínez Fernández, recordó a los fieles que en la Eucaristía "adoramos un milagro" que debe llevarnos a tener un corazón lleno "de la sorpresa de un amor inmerecido".

Así lo expresó el Prelado durante la Eucaristía celebrada en la Catedral de Granada tras la cual se llevó a cabo la procesión del Santísimo Sacramento.

"Adoramos un milagro –recordó–, el milagro de nuestra redención, de la obra de Dios en medio de nosotros, en nuestra pobre historia humana tan llena de mezquindades y de pasiones. En medio de esa trama de pasiones, resplandece, como resplandece el Señor en la Custodia, el amor infinito de Dios por la humanidad, por cada hombre y por cada mujer".

"La finalidad con la que Cristo viene a nuestro altar es porque desea venir al altar que somos cada uno de nosotros. Porque su amor y su pasión por nosotros, por nuestra vida, para que podamos participar de la eternidad y ser verdaderamente aquello para lo que hemos sido creados", agregó.

"No es sólo un milagro exterior a nosotros –aclaró–, que no tiene que ver con nosotros, sino el milagro que permanece a través de los siglos y que tiene un destinatario: cada uno de nosotros".

En este sentido, el Prelado recordó que al participar del Cuerpo de Cristo "formamos una familia más poderosa que los lazos de la carne, porque nos da la vida divina que nos permite valorar y sostener el amor a esa familia donde estamos y vivimos".

"No somos anónimos, sino que somos los unos miembros de los otros, y sin esta familia que es la Iglesia hasta la familia de la carne, se disuelve, se rompe y se destruye", concluyó

jueves, 3 de junio de 2010

LA PASTORAL SOCIAL en el nuevo testamento

Bookmark and Share  La Pastoral Social nace la Palabra de Dios, tiene su fuente en la Sagrada Escritura comenzando por el libro del Génesis y, en particular en el Evangelio y los escritos apostólicos. Otros elementos frontales, que al mismo tiempo se alimentan de la Palabra de Dios, son enseñanza de los Santos Padres y grandes teólogos de la Iglesia y el Magisterio, especialmente de los últimos Papas
Descarga presentacion en powerPoint 2007 y 2010

Y brillara tu luz Direccion espiritual para Jovenes

Bookmark and Share   Presentación


He querido escribir estas páginas para ofrecerlas como instrumento de trabajo a los jóvenes que quieran verificar su camino de fe con la ayuda de un guía espiritual. Acostumbrado a encontrar, en el transcurso de mi cotidiano ministerio pastoral, a jóvenes que me piden les ayude a descubrir caminos a través de los cuales poder expresar los frutos de su opción bautismal, constato frecuentemente la necesidad que tienen de algunos “puntos firmes” que sean como etapas obligadas en su evolución hacia la fe adulta.

Por eso, presento algunos temas que todo joven podrá asimilar poco a poco a su reflexión personal en vista de un discernimiento escueto y sincero. No se trata, por lo tanto, de leer estas páginas una tras otra. Cada argumento requiere reflexión personal, un tiempo suficiente largo de escucha y posteriormente un confrontarse critico en dialogo con su guía espiritual.

La intensión con la que a sido preparado este subsidio es muy precisa: favorecer la toma de conciencia de ciertos temas para que, antes o después, comenzando por una parte o por otra, todos los temas sean discutidos en encuentros periódicos con la ayuda del guía espiritual. Se podrá tener así la oportunidad de releer la propia experiencia espiritual, tomando conciencia de lo que Dios realiza en cada uno y del consiguiente compromiso de responder positivamente a lo dones recibidos, y al mismo tiempo dándose cuenta de lo que obstaculiza el avance hacia la madurez cristiana.

Hoy se habla de revolucionar la “dirección espiritual” como acompañamiento de los bautizados en la vida del espíritu según la propia vocación. Sin embargo, como itinerario, a demás de una periodicidad constante, la dirección espiritual necesita de unos rieles sobre los cuales “desenvolverse” para no correr el riesgo de fragmentarse o de verificar solo los argumentos o los problemas dictados por la urgencia del momento.

Indicar una serie de temas ineludible que ayudan a cada discípulo de Cristo a confrontarse con las exigencias de la nueva vida en el espíritu, me parece un servicio que sobre todo hoy, los jóvenes, y con razón, exigen de sus educadores.

Exactamente esta experiencia, madurada a lo largo de mi ministerio de escucha, he querido tener presente en estas paginas, espero que pueda servir a los jóvenes, al menos como introducción a su dialogo espiritual, con vista a una respuesta de fe mas madura y consciente.
Autor: Oscar cantoni

Dei Verbum

Bookmark and Share   SOBRE LA DIVINA REVELACIÓN. El Santo Concilio, escuchando

religiosamente la palabra de Dios y proclamándola confiadamente, hace
suya la frase de San Juan, cuando dice: "Os anunciamos la vida terna, que
estaba en el Padre y se nos manifestó: lo que hemos visto y oído os lo
anunciamos a vosotros, a fin de que viváis también en comunión con
nosotros, y esta comunión nuestra sea con el Padre y con su Hijo Jesucristo"
(1Jn_1:2-3). Por tanto siguiendo las huellas de los Concilios Tridentino y
Vaticano I, se propone exponer la doctrina genuina sobre la divina
revelación y sobre su transmisión para que todo el mundo, oyendo, crea el
anuncio de la salvación; creyendo, espere, y esperando, ame.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...