martes, 29 de enero de 2013

NO SOLAMENTE «HABITAR» LAS REDES SOCIALES, SINO DAR TESTIMONIO DE LOS VALORES CRISTIANOS


En diálogo con el arzobispo Celli, presidente del Consejo Pontificio de las Comunicaciones

Jose Antonio Varela Vidal
CIUDAD DEL VATICANO, Monday 28 January 2013 (Zenit.org).
Se acaba de conocer el mensaje de Benedicto XVI para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales a celebrarse en mayo de este año, cuyo tema central es: "Redes Sociales: portales de verdad y de fe; nuevos espacios para la evangelización".
Para conversar sobre este importante documento y las acciones que viene realizando la Santa Sede en el uso de las nuevas tecnologías para su trabajo diario, ZENIT entrevistó al arzobispo Claudio María Celli, presidente del Pontificio Consejo de las Comunicaciones Sociales, ente gestor de importantes avances como la reciente cuenta en Twitter del papa, que ya ha superado los dos millones y medio de followers.
¿Cómo han sido las primeras reacciones al mensaje del santo padre de este año?
--Monseñor Celli: Revisando la prensa internacional, veo que que el mensaje del papa ha sido bien acogido. Creo que se ha tomado conciencia de que la red social necesita de la presencia de hombres y mujeres de buena voluntad, que interactúen en este entorno de vida. La red social no es un instrumento que prendo o apago, sino que es un entorno donde vivo, es como una gran plaza donde me encuentro con hombres y mujeres de mi tiempo, donde puedo descubrir también el sentido profundo de la vida.
¿Todo esto se da en las redes sociales?

jueves, 24 de enero de 2013

Papa pide a los usuarios de redes sociales que sean auténticos

(Romereports.com) Benedicto XVI lamenta que “lapopularidad en las redes sociales dependa más de la fama o de estrategias persuasivas que de la lógica de la argumentación”. No sabemos si por experiencia personal, pero el Papa intelectual dice que “la voz discreta de la razón se ve sofocada en las redes por el ruido de tanta información”.   


Tras su breve experiencia en Twitter, el Papa pide que lugares virtuales como Facebook y Twitter sean “espacios para favorecer el diálogo” y advierte que “la nueva cultura de las Social network provoca cambios en los estilos de vida y de comunicación”. Dice que es un enorme reto para quienes quieren transmitir verdad y valores. 


MONS. CLAUDIO MARIA CELLI
Presidente, Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales

 “El problema no es que tenemos que hacer proselitismo, y ser comerciales, lo que buscamos no es que se haga propaganda. Lo que buscamos es que usted, que está presente en las redes sociales, en sus reflexiones y en sus testimonios de verdad, dé valor a lo que realmente cuenta y a Jesús”.

Cada año, con motivo de la fiesta del patrón de los periodistas, San Francisco de Sales, el Papa firma un mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales. Este año ha escrito sobre las redes sociales. 

El mensaje se titula “Redes Sociales: portales de verdad y de fe; nuevos espacios para la evangelización”. En él afronta las posibilidades de hablar de Dios en las redes sociales. 

“Los medios de comunicación necesitan del compromiso de quienes son conscientes del valor deldiálogo, del debate razonado, de la argumentación lógica; de personas que tratan de cultivar formas de discurso y de expresión que apelan a las más nobles aspiraciones”. 

Por eso, pide también a los creyentes “que hagan con su autenticidad presente la Buena Noticia en el ambiente digital”.

MONS. CLAUDIO MARIA CELLI
Presidente, Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales

 “Creo que podría ser una gran tarea de los hombres y mujeres que tienen su corazón ligado a Jesucristo ayudar a los amigos de la red, a saberlos escuchar, a comprender sus dificultades en el camino, a ayudarles para que de verdad puedan encontrar algo verdadero que dé razón a su vida”.


Junto al mensaje, el Vaticano ha lanzado una nueva aplicación para móviles. Se llama “The Pope App” y ofrece sus discursos y conexiones en vivo con los encuentros públicos del Papa. Eso sí, por ahora sólo funciona en dispositivos Apple. 

MENSAJE DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI PARA LA XLVII JORNADA MUNDIAL DE LAS COMUNICACIONES SOCIALES «Redes Sociales: portales de verdad y de fe; nuevos espacios para la evangelización» Domingo 12 de mayo de 2013


MENSAJE DEL SANTO PADRE
BENEDICTO XVI
PARA LA XLVII JORNADA MUNDIAL
DE LAS COMUNICACIONES SOCIALES
«Redes Sociales: portales de verdad y de fe; nuevos espacios para la evangelización»
Domingo 12 de mayo de 2013

Queridos hermanos y hermanas:
Ante la proximidad de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales de 2013, deseo proponeros algunas reflexiones acerca de una realidad cada vez más importante, y que tiene que ver con el modo en el que las personas se comunican hoy entre sí. Quisiera detenerme a considerar el desarrollo de las redes sociales digitales, que están contribuyendo a que surja una nueva «ágora», una plaza pública y abierta en la que las personas comparten ideas, informaciones, opiniones, y donde, además, nacen nuevas relaciones y formas de comunidad.
Estos espacios, cuando se valorizan bien y de manera equilibrada, favorecen formas de diálogo y de debate que, llevadas a cabo con respeto, salvaguarda de la intimidad, responsabilidad e interés por la verdad, pueden reforzar los lazos de unidad entre las personas y promover eficazmente la armonía de la familia humana. El intercambio de información puede convertirse en verdadera comunicación, los contactos pueden transformarse en amistad, las conexiones pueden facilitar la comunión. Si las redes sociales están llamadas a actualizar esta gran potencialidad, las personas que participan en ellas deben esforzarse por ser auténticas, porque en estos espacios no se comparten tan solo ideas e informaciones, sino que, en última instancia, son ellas mismas el objeto de la comunicación.

martes, 22 de enero de 2013

Se enriquecen del don de Sagradas Indulgencias particulares ejercicios de piedad durante el Año de la fe


PENITENCIARÍA APOSTÓLICA

URBIS ET ORBIS
D E C R E T O
Se enriquecen del don de Sagradas Indulgencias
particulares ejercicios de piedad durante el Año de la fe

En el día del quincuagésimo aniversario de la solemne apertura del Concilio Ecuménico Vaticano II, al que el beato Juan XXIII «había asignado como tarea principal custodiar y explicar mejor el precioso depósito de la doctrina cristiana, para hacerlo más accesible a los fieles de Cristo y a todos los hombres de buena voluntad» (Juan Pablo II, Const. Ap. Fidei Depositum, 11 de octubre de 1992: AAS 86 [1994] 113), el Sumo Pontífice Benedicto XVI ha establecido el inicio de un Año particularmente dedicado a la profesión de la verdadera fe y a su recta interpretación, con la lectura, o mejor, la pía meditación de los Actos del Concilio y de los Artículos del Catecismo de la Iglesia Católica, publicado por el beato Juan Pablo II, a los treinta años del inicio del Concilio, con la intención precisa de «lograr de los fieles una mayor adhesión a ello y difundir su conocimiento y aplicación» (ibid., 114).
Ya en el año del Señor 1967, para hacer memoria del décimo noveno centenario del martirio de los Apóstoles Pedro y Pablo, parecido Año de la fe convocó el Siervo de Dios Pablo VI, «la Profesión de fe del Pueblo de Dios, para testimoniar cómo los contenidos esenciales que desde siglos constituyen el patrimonio de todos los creyentes tienen necesidad de ser confirmados, comprendidos y profundizados de manera siempre nueva, con el fin de dar un testimonio coherente en condiciones históricas distintas a las del pasado» (Benedicto XVI, Carta Ap. Porta Fidei, n. 4).
En este tiempo nuestro de profundísimos cambios, a los que la humanidad está sometida, el Santo Padre Benedicto XVI, con la convocatoria de este segundo Año de la fe, tiene la intención de invitar al Pueblo de Dios del que es Pastor universal, así como a los hermanos obispos de todo el orbe, a fin de que «se unan al Sucesor de Pedro en el tiempo de gracia espiritual que el Señor nos ofrece para rememorar el don precioso de la fe» (ibid., n. 8).

miércoles, 16 de enero de 2013

Un testimonio sobre las auditoras laicas en el Concilio


uditrici
Ana Cristina Villa B
Pasar unos días explorando un archivo histórico es como asomarse a una ventana que nos permite atisbar escenas de otros tiempos, dándonos acceso a la historia de un modo diferente al de los libros o artículos. Los archivos permiten en cierto sentido “encontrar” a los protagonistas a través de los papeles, cartas, recuerdos… que ellos mismos consideraron dignos de ser conservados para quien se “asomara” a su experiencia años después.
Esa fue la experiencia que tuve este verano cuando dediqué un tiempo a explorar el archivo de los auditores laicos del Concilio Vaticano II que se conserva en el Pontificio Consejo para los Laicos. Fue interesantísimo y muy enriquecedor poder tener de primera mano tantos documentos que recuerdan un acontecimiento histórico que ha marcado la vida de la Iglesia de los últimos cincuenta años, y en particular el trabajo de un puñado de hombres y mujeres invitados a hacer parte de él. Se trata de un capítulo poco conocido de la historia del Concilio.
Era hermoso constatar en los documentos, de diversas maneras, la clara conciencia histórica presente entre los Auditores. Sabían bien que era la primera vez que se invitaban laicos a un Concilio según esta forma – ha habido laicos en anteriores concilios, pero en calidad de representantes del poder civil, no tanto en cuanto Christifideles – así que entre ellos existía un sentido de estupor y agradecimiento, de tomarse muy en serio la responsabilidad que el Papa les confiaba. Inicialmente se trató de un grupo de trece hombres en la segunda sesión del concilio, grupo que fue ampliado en la tercera y cuarta sesiones, llegando a incluir veintitrés mujeres.

miércoles, 2 de enero de 2013

Belén y los primeros cristianos


"De ti saldrá un jefe que apacentará a mi pueblo, Israel"
En el Evangelio de san Mateo se cita explícitamente la profecía de Miqueas, cuando Herodes reúne a los sacerdotes y escribas para preguntarles dónde había de nacer el Mesías: "en Belén de Judá –le dijeron–, pues así está escrito por medio del Profeta: Y tú, Belén, tierra de Judá, ciertamente no eres la menor entre las principales ciudades de Judá; pues de ti saldrá un jefe que apacentará a mi pueblo, Israel" ( Mt 2, 5-6.).
También los discípulos del Señor y los primeros cristianos fueron muy conscientes desde el principio de la importancia que había adquirido Belén. A mediados del siglo II,san Justino, que era natural de Palestina, se hacía eco de los recuerdos que se transmitieron de padres a hijos los habitantes de la aldea sobre la gruta, usada como establo, en que había nacido Jesús (Cfr. San Justino, Diálogo con Trifón, 78, 5).
En los primeros decenios del siglo siguiente,Orígenes atestigua que el lugar donde nació el Señor era perfectamente conocido en la localidad, incluso entre quienes no eran cristianos: «En armonía con lo que en los evangelios se cuenta, enBelén se muestra la cueva en que nació [Jesús] y, dentro de la cueva, el pesebre en que fue reclinado envuelto en pañales. 
Y lo que en aquellos lugares se muestra es famoso aun entre gentes ajenas a la fe; en esta cueva, se dice, nació aquel Jesús a quien admiran y adoran los cristianos” (Orígenes, Contra Celso, 1, 51).
En tiempos del emperador Adriano, las autoridades del Imperio edificaron templos paganos en varios enclaves –por ejemplo, el Santo Sepulcro y el Calvario– venerados por los primeros cristianos, con el propósito de borrar los vestigios del paso de Cristo por la tierra:
«Desde los tiempos de Adriano hasta el imperio de Constantino, por espacio de unos ciento ochenta años, en el lugar de la resurrección se daba culto a una estatua de Júpiter, y en la peña de la cruz a una imagen de Venus de mármol, puesta allí por los gentiles. Sin duda se imaginaban los autores de la persecución que, si contaminaban los lugares sagrados por medio de los ídolos, nos iban a quitar la fe en la resurrección y en la cruz” (San Jerónimo, Cartas, 58, 3).

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...