Ir al contenido principal

Día del Expiación - יוֹם הַכִּפֻּרִים


Estimados Amigos,

Una vez al año el sumo sacerdote Israelita (הכהן הגדול)-  pronunciado haKohen haGadol, entraba en el  קֹדֶשׁ הַקֳּדָשִׁים  (El Santo de los Santos – pronunciado “kodesh haKodashim”), ubicado dentro del antiguo templo. Era el recinto caracterizado por ser el más sagrado.
El sumo sacerdote ofrece en incienso en el altar
Este día único y especial en el calendario Israelita se denomina en español como "El Día de Expiación y/o el Día del Perdón", conocido en hebreo, especialmente en su forma bíblica, como יוֹם הַכִּפֻּרִים – y se pronuncia “Yom Ha-Kipurim. Leemos en Lev. 17:11 "por cuanto la vida de la carne está en la sangre, y yo la destiné  para que hagáis expiación (לְכַפֵּר) con ella por vuestras almas sobre el altar, pues la sangre por representar la vida tiene la virtud de  hacer expiación.  (כִּי־הַדָּם הוּא בַּנֶּפֶשׁ יְכַפֵּר)
1
El sumo sacerdote ofrece en incienso en el altar
Henry Davenport Northrop  Tesoros de la Biblia, 1894
La palabra expiar conlleva la idea de "reemplazo de la muerte/del sacrificio por otro ser. En otras palabras, en vez de la persona que ha pecado, debe morir otro ser vivo.
La cubierta dorada de אָרוֹן הַבְּרִית (el Arca de la Alianza) – pronunciado “Aron haBerit” el cual se encontraba en El Santo de los Santos – el lugar donde el Sumo Sacerdote rociaba la sangre del sacrificio se llamaba “כפורת”- pronunciado “Kaporet, demostrando que allí, entre las alas de los querubines, se encontraba el epicentro de la misericordia de Dios – el lugar de la expiación
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL ESCAPULARIO DE LA VIRGEN DEL CARMEN

Quienes reciben la imposición de este Escapulario y lo visten habitualmente, necesitan saber las razones que la iglesia ha tenido para autorizarlo y recomendarlo, bendiciendo e indulgenciando a sus devotos.

De este modo lograrán que les sirva de medio en su perfeccionamiento en la fe de Cristo y alcanzarán con más facilidad la saludable ayuda de la Virgen Santísima, Madre espiritual y medianera de todas las gracias, a la que pretenden honrar. Ella, a los que vivan esta común consagración carmelitana, significada en el Escapulario, los conducirá a una más plena participación de los frutos del Misterio Pascual.

El Escapulario es un símbolo de la protección de la Madre de Dios a sus devotos y un signo de su consagración a María. Nos lo dio La Santísima Virgen. Se lo entregó al General de la Orden del Carmen; San Simón Stock, según la tradición, el 16 de julio de 1251, con estas palabras: «Toma este hábito, el que muera con él no padecerá el fuego eterno».

Alude a este hecho el Papa Pío XII …

Moniciones para las Misas Dominicales del Ciclo B

Moniciones para las Misas Dominicales 2012 del Ciclo B



ORACIÓN DE SANTO TOMÁS DE AQUINO


Aquí me llego, todopoderoso y eterno Dios, al sacramento de vuestro unigénito Hijo mi Señor Jesucristo, como enfermo al médico de la vida, como manchado a la fuente de misericordias, como ciego a la luz de la claridad eterna, como pobre y desvalido al Señor de los cielos y tierra.



Ruego, pues, a vuestra infinita bondad y misericordia, tengáis por bien sanar mi enfermedad, limpiar mi suciedad, alumbrar mi ceguedad, enriquecer mi pobreza y vestir mi desnudez, para que así pueda yo recibir el Pan de los Angeles, al Rey de los Reyes, al Señor de los señores, con tanta reverencia y humildad, con tanta contrición y devoción, con tal fe y tal pureza, y con tal propósito e intención, cual conviene para la salud de mi alma.



Dame, Señor, que reciba yo, no sólo el sacramento del Sacratísimo Cuerpo y Sangre, sino también la virtud y gracia del sacramento !Oh benignísimo Dios!, concededme que albergue yo en m…

Segundo Domingo del tiempo ordinarioLeer el comentario del Evangelio por Basilio de Seleucia (¿-c. 468), obispo

Sermón en honor de San Andrés, 4; PG 28, 1105

“Hemos encontrado al Mesías.”

Tomando consigo a Pedro, su hermano de sangre según la naturaleza, Andrés lo conduce hacia el Señor para que se convierta en discípulo como él. Es la primera hazaña de Andrés. Hace aumentar el número de discípulos, introduciendo a Pedro, en quien Cristo encontrará el jefe de los discípulos. Tanto así que, cuando más adelante, Pedro tiene una conducta admirable, lo deberá a lo que Andrés había sembrado . La alabanza dirigida a uno, recae igualmente sobre el otro, ya que los bienes de uno pertenecen al otro, y el uno se glorifica de los méritos del otro.

¡Qué alegría procuró Pedro a los demás cuando respondió con prontitud a la pregunta del Señor, rompiendo el silencio turbado de los discípulos! […] Solo Pedro pronunció estas palabras: «Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios vivo» (Mt 16:16). Hablaba en nombre de todos, en una frase proclamaba el Salvador y su plan de salvación. ¡Cómo esta proclamación…