Ir al contenido principal

Los Clérigos golean a ex mundialista


  • Monseñor Garachana se saludó con Chelato Uclés previo al inicio del juego.
    Monseñor Garachana se saludó con Chelato Uclés previo al inicio del juego. Foto: Diez
  • Los exmundialistas y sacerdotes entretuvieron al público en el Morazán.
    Los exmundialistas y sacerdotes entretuvieron al público en el Morazán.Foto: Diez
  • El padre Jairo Guzmán ha sido el dolor de cabeza de Jaime Villegas.
    El padre Jairo Guzmán ha sido el dolor de cabeza de Jaime Villegas.Foto: Diez
  • Monseñor Garachana se saludó con Chelato Uclés previo al inicio del juego.
    Monseñor Garachana se saludó con Chelato Uclés previo al inicio del juego. Foto: Diez

Los sacerdotes de la diócesis sampedrana se impusieron 5-3 a los mundialistas de España 82 en partido por la Copa Cincuentenario por los 50 años de la Iglesia Católica de San Pedro Sula.
El resultado era lo de menos en este que se jugó enmedio de un gran ambiente de la afición que disfrutaron cada acción de los ex mundialistas y los clérigos de la gran ciudad, donde el más ovacionado fue monseñor Ángel Garachana.
El equipo de los padres le dieron guerra a los dirigidos por Chelato Uclés, especialmente el padre Jairo Guzmán quien anotó un gol y realizó grandes jugadas. Los otros goleadores fueron el sacerdote Jaime Matheus, Juan Carlos Pérez y Natael Perdomo (2).
Por Honduras 82, descontó Carlos Orlando Caballero, Sergio Torres, Arnoldo García
ALINEACIONES
Honduras 82:  Henry Galdámez, Efraín Gutiérrez, Jaime Villegas, Rolin Peña, Marcon Pavón Molina, Carlos Caballero, Porfirio Betancourt, Roberto Bayley, Prudencio Norales, "Tile" Arzú y Anthony Costly
Sacerdotes:  José Canales, Fredy Valdivieso, Glenis Mejía, Iván Cardona, Hidelber Garzón, John Jairo Córdoba, Víctor Valencia, Jaime Matheu, Josué Hernández, Natael Perdomo y Jairo Guzmán
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Moniciones para las Misas Dominicales del Ciclo A

Moniciones para las Misas Dominicales 2011 del Ciclo A



ORACIÓN DE SANTO TOMÁS DE AQUINO


Aquí me llego, todopoderoso y eterno Dios, al sacramento de vuestro unigénito Hijo mi Señor Jesucristo, como enfermo al médico de la vida, como manchado a la fuente de misericordias, como ciego a la luz de la claridad eterna, como pobre y desvalido al Señor de los cielos y tierra.



Ruego, pues, a vuestra infinita bondad y misericordia, tengáis por bien sanar mi enfermedad, limpiar mi suciedad, alumbrar mi ceguedad, enriquecer mi pobreza y vestir mi desnudez, para que así pueda yo recibir el Pan de los Angeles, al Rey de los Reyes, al Señor de los señores, con tanta reverencia y humildad, con tanta contrición y devoción, con tal fe y tal pureza, y con tal propósito e intención, cual conviene para la salud de mi alma.



Dame, Señor, que reciba yo, no sólo el sacramento del Sacratísimo Cuerpo y Sangre, sino también la virtud y gracia del sacramento !Oh benignísimo Dios!, concededme que albergue yo en m…

Moniciones para las Misas Dominicales del Ciclo B

Moniciones para las Misas Dominicales 2012 del Ciclo B



ORACIÓN DE SANTO TOMÁS DE AQUINO


Aquí me llego, todopoderoso y eterno Dios, al sacramento de vuestro unigénito Hijo mi Señor Jesucristo, como enfermo al médico de la vida, como manchado a la fuente de misericordias, como ciego a la luz de la claridad eterna, como pobre y desvalido al Señor de los cielos y tierra.



Ruego, pues, a vuestra infinita bondad y misericordia, tengáis por bien sanar mi enfermedad, limpiar mi suciedad, alumbrar mi ceguedad, enriquecer mi pobreza y vestir mi desnudez, para que así pueda yo recibir el Pan de los Angeles, al Rey de los Reyes, al Señor de los señores, con tanta reverencia y humildad, con tanta contrición y devoción, con tal fe y tal pureza, y con tal propósito e intención, cual conviene para la salud de mi alma.



Dame, Señor, que reciba yo, no sólo el sacramento del Sacratísimo Cuerpo y Sangre, sino también la virtud y gracia del sacramento !Oh benignísimo Dios!, concededme que albergue yo en m…

EL ESCAPULARIO DE LA VIRGEN DEL CARMEN

Quienes reciben la imposición de este Escapulario y lo visten habitualmente, necesitan saber las razones que la iglesia ha tenido para autorizarlo y recomendarlo, bendiciendo e indulgenciando a sus devotos.

De este modo lograrán que les sirva de medio en su perfeccionamiento en la fe de Cristo y alcanzarán con más facilidad la saludable ayuda de la Virgen Santísima, Madre espiritual y medianera de todas las gracias, a la que pretenden honrar. Ella, a los que vivan esta común consagración carmelitana, significada en el Escapulario, los conducirá a una más plena participación de los frutos del Misterio Pascual.

El Escapulario es un símbolo de la protección de la Madre de Dios a sus devotos y un signo de su consagración a María. Nos lo dio La Santísima Virgen. Se lo entregó al General de la Orden del Carmen; San Simón Stock, según la tradición, el 16 de julio de 1251, con estas palabras: «Toma este hábito, el que muera con él no padecerá el fuego eterno».

Alude a este hecho el Papa Pío XII …